La paradoja del elegir


La libertad de elegir es importante, pero el bienestar no se logra maximizando el número de opciones (conduce a parálisis, arrepentimiento, insatisfacción).

Hay un número, que debemos encontrar, de opciones saludables, que forman un límite necesario, la pecera donde podemos nadar sintiéndonos plenos.

Más allá de ese número, como hoy, esa pecera se formará espontáneamente con sufrimiento y desastre (y no nos sentiremos nada plenos a pesar de las infinitas opciones).

Parece inteligente generar infinitas opciones pero resulta que lo más sabio de elegir es elegir tus propios límites.

Comentarios

Entradas más populares de este blog